Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Filosofía blg

07

Jan
2010

3 Comments

In Filosofía blg

By AnaMaria

Capitalizar lo social

On 07, Jan 2010 | 3 Comments | In Filosofía blg | By AnaMaria

He estado leyendo sobre el capi­tal social. Esa inver­sión intan­gi­ble que hace­mos al ayu­dar a alguien, que hace muy fac­ti­ble que de nos devuel­van el favor.

Ese tema me hace pen­sar en la pro­puesta tan de moda de el mer­ca­deo social. Lo que pro­pone es ayu­dar a las mar­cas tra­di­cio­na­les a par­ti­ci­par en las redes socia­les y pro­mo­ver su valor y sus pro­duc­tos a tra­vés de estas herra­mien­tas. La mayo­ría de los ‘exper­tos’1 en este tema son auto-proclamados. La faci­li­dad de estas herra­mien­tas —que es lo que las ha lle­vado a la ubi­cui­dad— hace que cual­quiera se lance a ofre­cer estos ser­vi­cios. Pero las voces de estos exper­tos y su par­ti­ci­pa­ción en la gran con­ver­sa­ción muchas veces suena un poco falsa. Lo cual eli­mina ins­tan­tá­nea­mente su pro­puesta de valor.

Lo pri­mero para ganar auto­ri­dad en una comu­ni­dad es ganar la con­fianza. Para lograrlo lo que se dice debe por lo mínimo sonar autén­tico. Aun­que la auten­ti­ci­dad sea difí­cil de medir, tene­mos los oídos muy afi­na­dos para reco­no­cerla (y la reco­no­ce­mos por los oídos aun­que sea leída, pues tanto el sonido como la voz aquí son sim­bó­li­cos). Esta­mos todos muy har­tos de los men­sa­jes publi­ci­ta­rios tan vacíos y las voces cor­po­ra­ti­vas tan polí­ti­ca­mente correc­tas que no dicen nada.

Aun­que parezca con­tra­dic­to­rio, cuesta tra­bajo encon­trar la pro­pia voz. Sobre todo en los medios escri­tos. Esto le ocu­rre hasta a quie­nes se dedi­can al ofi­cio de escri­bir. A un escri­tor le puede tomar años encon­trar su pro­pia voz, siem­pre me viene a la mente un nove­lista que decía que le gus­ta­ría borrar todo lo que había escrito antes de los cuarenta.

Ade­más en medios como Twit­ter donde el con­tacto es inme­diato, es impor­tante la espon­ta­nei­dad. La mejor forma es ser autén­ti­ca­mente espon­tá­neo y no edi­tar hasta matar. Incluso los erro­res le dan cierta per­so­na­li­dad a los men­sa­jes y estos ocu­rren todo el tiempo en las con­ver­sa­cio­nes cara a cara sin que nadie se ofenda ni pierda el res­peto por las ideas expuestas.

Es impor­tante no tener miedo de equi­vo­carse. Ser trans­pa­rente. Nadie espera que un experto en algo sea experto en todo ni que sea per­fecto. Muchas veces por cui­dar dema­siado lo que pro­yec­ta­mos nos que­da­mos sin decir nada. Y no puede serse un experto sin participar.

Hay cier­tos tipos de men­saje que impul­san la participación:

- Hacer pre­gun­tas. Es obvio pero darle la opor­tu­ni­dad a alguien de posi­cio­narse como experto y ayu­darte (enri­que­ciendo su pro­pio capi­tal social) mueve a la gente a par­ti­ci­par. Ade­más que va enfi­lado al prin­ci­pio tra­di­cio­nal de que para ser buen con­ver­sa­dor lo prin­ci­pal es saber escuchar.

- Bur­larse de uno mismo. Hacer reír, sobre todo sin bur­larse de otros agrega valor sim­ple­mente por­que hace reír. Muchas veces hay que com­par­tir algo que nos da un poco de ver­güenza, por­que lo obvio no agrega nada. Pero se crea inti­mi­dad por­que aun­que parezca impo­si­ble nos encon­tra­mos con que otros se sien­ten igual o por lo menos nos comprenden.

- Com­par­tir bue­nas fuen­tes. Enla­zar un sitio intere­sante o RT a alguien que cons­tan­te­mente com­parte bue­nas ideas tam­bién es útil para quien nos lee.

- Hablar sobre intere­ses comu­nes. Con nues­tros con­tac­tos más cer­ca­nos esta­mos uni­dos por un mon­tón de intere­ses. Con nues­tros ami­gos atle­tas, com­pa­ñe­ros de tra­bajo, cole­gas usual­mente en algún punto de la con­ver­sa­ción toca­mos en entrenamientos/otros compañeros/nuevas herra­mien­tas. Esos temas serán siem­pre rele­van­tes para estos grupos.

- Com­par­tir intere­ses inusua­les. A veces cae­mos en leer apa­sio­na­da­mente sobre temas a los que lle­ga­mos no por amigos/compañeros/colegas sino por nues­tra curio­si­dad par­ti­cu­lar como por ejem­plo fenó­me­nos astro­ló­gi­cos, color local o la agri­cul­tura urbana. Sería un poco de mal gusto tra­tar de incluir nues­tros intere­ses eso­té­ri­cos con la fami­lia o los com­pa­ñe­ros de escuela, pero den­tro de una red un poco más grande (como face­book donde salen ami­gos que no pue­den encon­trarse en otra parte), y sin impo­ner­los puede sor­pren­der la res­puesta que tengan.

Listo, ya con eso eres experto en mer­ca­deo social, pero por favor no vayas a escri­bir largo y abu­rri­dí­simo sobre el tema. Si esto te pare­ció un poco así, gri­tame en los comen­ta­rios sino seguro que ten­drás algo bue­ní­simo que agre­gar que yo no sé.

  1. no digo que todos sean exper­tos entre comi­llas, pero hay varios. []

Comments

  1. Me gustó el punto, aun­que es muy espe­cí­fico para Twit­ter.
    Todos los cana­les digi­ta­les tie­nen sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Una cuenta de Twit­ter cor­po­ra­tiva, una per­so­nal, una face­book page, un canal de You­Tube, un blog cor­po­ra­tivo inte­grado al sitio de la orga­ni­za­ción… cada uno de estos cana­les tiene par­ti­cu­la­ri­da­des y for­mas que han sido impues­tas por los mis­mos usuarios.

    Pero el reto es rom­per el molde y des­ta­carse.
    Ade­más, siem­pre salen nue­vos cana­les, como formspring.me que está haciendo mucho ruido, pero ade­más de inno­var, es impor­tante saber dónde con­viene meterte y dónde no.

    La repu­tación online es muy fácil de arrui­nar y lleva tiempo cons­truirla.
    Saludos!

  2. AnaMaria

    Bueno, no creo que pueda escri­birse dema­siado largo en twit­ter (!)
    jeje

  3. Estoy de acuerdo, siem­pre he pen­sado y com­pro­bado que al ayu­dar a alguien, desin­te­re­sa­da­mante te trae algo por con­se­cuen­cia bueno.
    Ya sea una satis­fac­cion per­so­nal, moral, y lo mejor es que muchas veces no te falta quien te ayude, regre­sando favo­res.
    La media social, esta desa­rro­llan­dose de muchas for­mas, y los inno­va­do­res siguen saliendo por todos lados.
    Mi punto es que hay gente para todo, y la social media tiene mucho tra­bajo en aco­plarce a cada uno de los muchos nichos en la sociedad.

    Salu­dos

Submit a Comment