Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

CorriYogi

17

Nov
2010

2 Comments

In CorriYogi
de-escribir

By AnaMaria

Tras los pasos de los poemas

On 17, Nov 2010 | 2 Comments | In CorriYogi, de-escribir | By AnaMaria

Bor­ges des­pués de que­darse ciego escri­bió más que nada poe­sía, decía que lo iba hilando al cami­nar y podía recor­darlo una vez había vuelto (por su ritmo, por su rima y tam­bién por su brevedad).

Hoy me encon­tré con este artículo poe­tas y escri­to­res cele­brando con pala­bras sus paseos, sus anda­res, cami­na­res. Me ha encan­tado, pero no lo he ter­mi­nado de leer, por­que uno por allí cita a Teo­doro W. Adorno sobre correr:

En otro tiempo se corría para huir de los peli­gros dema­siado gra­ves para enfren­tar, y sin saberlo esto es lo que hace aún el que corre tras el auto­bús que se le escapa”.

No tenía idea que Adorno hubiese escrito sobre correr (y eso que leí ese libro). Él es difí­cil de leer, pero dice cosas genia­les. Aquí está la página entera, pone ‘Entre más apuro menos prisa’ (En mi tra­duc­ción per­so­nal de la ver­sión en inglés, aquí está en espa­ñol que pone Cir­cule des­pa­cio, y hay dife­ren­cias más gra­ves, así que ten­dré que apren­der alemán)

Correr nos aleja del cami­nar bur­gués.[…]
La dig­ni­dad humana insis­tía en el dere­cho a cami­nar, un ritmo que no es exhor­tado de un cuerpo domi­nado por el miedo. Cami­nar, andar eran for­mas pri­va­das de pasar el tiempo, la heren­cia de un paseo feu­dal en el siglo diecinueve.”

Dice que aun­que sea solo un vehículo, el correr desata las fuer­zas de la natu­ra­leza que nos lle­van a tras­cen­der la plá­cida segu­ri­dad con la que andamos.

Cuando alguien grita corre […] se deja oir la fuerza arcaica que, de otro modo, dirige silen­ciosa cada paso.”

Eso, que den­tro de noso­tros lle­va­mos un impulso que nos hace correr, que pre­cede a lo bur­gués. Correr viene de nues­tro lado más ani­mal. Cami­nar, en cam­bio, nos hace huma­nos. Esca­pa­mos al miedo y lle­ga­mos a la poesía.

Y todo eso me recuerda que no les había com­par­tido aquí que hace un tiempo me encon­tré con esta poe­sía, que es obvio que fue escrita por una maratonista:

Siem­pre ten pre­sente que:
La piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se con­vier­ten en años.
Pero lo impor­tante no cam­bia, tu fuerza y tu con­vic­ción no tie­nen edad.
Tu espí­ritu es el plu­mero de cual­quier tela de araña, detrás de cada línea de lle­gada, hay una de par­tida; detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mien­tras estés vivo, sién­tete vivo; si extra­ñas lo bueno que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos ama­ri­llas, sigue aun­que todos espe­ren que abandones.
No dejes que se oxide el hie­rro que hay en ti.
Haz que en vez de lás­tima, te ten­gan respeto.
Cuando por los años no pue­das correr, trota; cuando no pue­das tro­tar, camina; cuando no pue­das cami­nar, usa el bas­tón. Pero nunca te detengas.
— Madre Teresa de Calcuta.
.
.

Comments

  1. Supercoco

    Me mataste con este post. No pue­des ir por la vida matando a la gente así,ten com­pa­sión! Bellísimo!

  2. AnaMaria

    wau, gra­cias, ayer cuando lo escribí no estába segura de que hiciera sen­tido. ¡Qué ale­gría que te haya gustado.

Submit a Comment