Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Aventuras culinarias recetas y aventuras en la cocina con algunos fuegos.

17

Jan
2011

2 Comments

In Aventuras culinarias

By AnaMaria

Recetas alegres

On 17, Jan 2011 | 2 Comments | In Aventuras culinarias | By AnaMaria

Me enteré que el hum­mus da ale­gría. Y mi teo­ría es que todas las comi­das anaran­ja­das tam­bién, ¿no suena obvio?

Ya com­pro­ba­mos con mi más que­rida fuente que las zanaho­rias dan feli­ci­dad. Pero creo que no he hablado aquí de mi amor por el camote. Encon­tré una receta para hacer­los al horno durante las fies­tas de Navi­dad y los he estado pre­pa­rando así regu­lar­mente. Claro que expe­ri­men­tando variaciones.

* Pri­mero hice camo­tes al horno sin niguna otra cosa. Claro que no había opción por­que no había nada en la des­pensa. Pero las cosas sen­ci­llas son siem­pre bue­nas y el camote no nece­sita ayuda de nadie.
* Luego lo hice con el queso de cabra que manda la receta. El mío era bas­tante unta­ble, así que lo unté. Lo que me faltó ese día fue el apio, así que use lechuga y estuvo riquí­simo. Lo único es q la ensa­lada de lechuga se cae más fácil.

bella textura

* En otra oca­sión si tenía apio pero no tenía queso de cabra sino queso del país. Mara­vi­lloso. El apio es un per­fecto con­traste a la tex­tura de pure y cálida del camote. Y tiene un aci­dito cru­jiente alu­ci­nante. El queso del país es per­fecto rem­plazo del queso de cabra. Amo el queso de cabra, pero este es lo sufi­cien­te­mente salado, muchí­simo más barato y local para quien tiene con­cien­cia ambien­tal. Tam­poco com­pre peca­nas sino pepi­tas de marañon.

* Final­mente hoy lo pre­paré untado con canela y cayene. El cayene ya lo había usado y com­bina muy bien, no solo por ser color naranja con naranja, sino por el pican­tíx. La canela solo se la puse por­que estaba a lado y vi que era todo anaran­jado, si le da como cierta pro­fun­di­dad al sabor. No había nin­gún vege­tal vivo en la refri, así que le puse hoji­tas del patio encima. Albahaca, óre­gano y menta. Sin poner­les nada más las eché encima. Las hier­bas fres­cas le dan como vida a la comida. La fres­cura de patio puesta allí. Con otro tipo de picante, este más cítrico y verde, que tam­bién com­bina bas­tante bien con el naranja. En el plato digo yo, aquí no hay fas­hio­nis­mos.

Hay dos pun­tos cla­ves con esta receta: pri­mero es faci­lí­simo y segundo casi que no se puede pasar en el horno. Mien­tras más tiempo pasa, va cam­biando la tex­tura. Solo los he car­bo­ni­zado una vez, y aún así esta­ban comi­bles. Tam­bién es salu­da­ble y sabrosa.

Les reco­miendo de cora­zón que prue­ben la receta, me cuen­tan si encuen­tran varia­cio­nes interesantes.

Comments

  1. AnaMaria

    ¡qué cómico! Justo des­pués de escri­bir esto me encon­tré una receta de Scott Jurek muy similar:

    http://pcrm.org/kickstartHome/celebrity/jurek/index.cfm#sweet

    El es un atleta ultra que es tam­bién vegano, aquí hay más sobre él:
    http://pcrm.org/kickstartHome/celebrity/jurek/index.cfm#sweet

  2. Los camo­tes son boniatos???

Submit a Comment