Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

creatividad e inspiración

convertir el estudio en una recámara

Si han visto apar­ta­men­tos con un agente de bie­nes raí­ces, han escu­chado ese asunto de que hay un estu­dio pero fácil­mente se puede con­ver­tir en una recá­mara. Entiendo que lo hacen por­que los pro­mo­to­res de los edi­fi­cios tie­nen algún bene­fi­cio al ins­cri­bir su pro­yecto con menos habi­ta­cio­nes, enton­ces dejan la habi­ta­ción sin puerta o algo así y lo lla­man estudio.

Pero tener un estu­dio en casa tiene enor­mes bene­fi­cios. Un estu­dio, como mi estu­dio de diseño que queda en una de las habi­ta­cio­nes de mi casa, es un sitio para nues­tros pro­yec­tos, para “estu­diar” opcio­nes y resol­ver pro­ble­mas crea­ti­va­mente. Tam­bién puede ser un espa­cio para tra­ba­jar con las manos, para coser o para dedi­carse a hacer pro­yec­tos de ins­truc­ta­bles.

Todos tene­mos men­tes crea­ti­vas y dis­tin­tos talen­tos. La vida se hace más rica si los per­se­gui­mos acti­va­mente. Si hace­mos espa­cio para dis­fru­tar nues­tras pasiones.

Vol­ver­nos gente del rena­ci­miento y desa­rro­llar nue­vas habi­li­da­des son bue­nas metas. Por qué no tra­ba­jar en ello en vez de echar­nos a dormir.

Si tus pasio­nes son lite­ra­rias pue­des ani­marte al taller de escri­tura que empieza este sábado.

Submit a Comment