Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

CorriYogi

07

Jan
2013

No Comments

In CorriYogi

By AnaMaria

enloquecer más

On 07, Jan 2013 | No Comments | In CorriYogi | By AnaMaria

Estoy leyendo Born to run, no lo había hecho antes por­que me daba miedo que me hiciera enlo­que­cer (bueno, enlo­que­cer más). Me encanta correr. Tanto por bie­nes­tar como por lo social. Por car­dio, pero tam­bién por man­te­ner mi cora­zón con­tento. Así que había deci­dido dejar ese libro para cuando estu­viera a mis 80s en la mece­dora con mis medias de com­pre­sión (fue­ron carí­si­mas, tengo que amortizarlas).

La cues­tión es que el des­tino llevó el libro a mi kindle y ya no me pude con­te­ner y me encanta. Es mucho más poé­tico de lo que había imaginado

Estas vivo por­que tu padre puede ven­cer a un ciervo. Él esta vivo por­que su abuelo pudo ven­cer a un caba­llo de gue­rra apa­che. Así de rápido somos cuando car­ga­mos el peso de nues­tro sapá, nues­tra huma­ni­dad. Ima­gina cuán rápido serás cuando te hayas libe­rado de ella.”

Cuando te encanta correr dis­tan­cias extra­or­di­na­rias debe ser ten­ta­dor sol­tar ama­rras y ver hasta dónde, cuán lejos, pue­den lle­varte tus pier­nas. Una vez un tarahu­mara apa­re­ció en Sibe­ria; no se sabe cómo ter­minó den­tro de un buque de carga y vaga­bun­deo a tra­vés de las este­pas rusas hasta que fue reco­gido y enviado de vuelta a México. ”

Te pre­sen­tan a los tarahu­ma­ras y te enamo­ras, claro.

Su nom­bre real es rará­muri, que sig­ni­fica “la gente que corre”. Fue­ron apo­da­dos ‘tarahu­ma­ras’ por los con­quis­ta­do­res que no enten­dían su len­gua tri­bal. El nom­bre ile­gí­timo quedó por­que los rará­mu­ris hicie­ron honor a su nom­bre ori­gi­nal, huyendo en lugar de que­darse a dis­cu­tir el asunto.

Una cul­tura pecu­liar y noble. Abu­sada y echada a un lado por un grupo de gente a todas luces bas­tante más bruta (noso­tros). Y me viene la depre­sión del deve­nir de nues­tra civi­li­za­ción igual que cuándo uno ve a los que­chuas. En fin. Que vamos a hacer. Empeo­ra­mos las cosas, aca­ba­mos con civi­li­za­cio­nes que son obvia­mente superiores.

Podría ser que los crossfitters-paleolíticos ten­gan razón y aca­ba­mos la civi­li­za­ción fue con la agri­cul­tura, maíz, trigo y harina. Así pasó en Yer­ba­buena, el sitio de donde eran algu­nos de los mejo­res corre­do­res tarahu­ma­ras; hicie­ron una carre­tera y empe­za­ron a lle­gar ali­men­tos que no cono­cían sodas, cho­co­la­tes, arroz, azú­car, mantequilla:

La gente de Yer­ba­buena le encon­tró el gusto a las hari­nas y las golo­si­nas, pero nece­si­ta­ban dinero para com­prar­las, así que en lugar de tra­ba­jar sus pro­pios cam­pos, empe­za­ron a hacer autos­top hasta Gua­cho­chi, donde tra­ba­ja­ban como lava­pla­tos y jor­na­le­ros, o ven­diendo bara­ti­jas de arte­sa­nía en la esta­ción de tren”

Todo triste.

Lo bueno es que toda­vía hay ‘gente que corre’ y pare­ciera que hay cada vez más locos.

Hay algo uni­ver­sal en esa sen­sa­ción, la forma en que correr reúne dos de nues­tros impul­sos más pri­ma­rios: el miedo y el pla­cer. Corre­mos cuando esta­mos asus­ta­dos, corre­mos cuando esta­mos exta­sia­dos, corre­mos huyendo de nues­tros pro­ble­mas y corre­tea­mos en busca de diversión.”

La ale­gría de correr es tan básica como la ale­gría de las cos­qui­llas y este fue el libro que impulsó el movi­miento de bare­foot y nos tiene corriendo des­cal­zos y lo que es peor, nos tiene com­prando zapa­tos espe­cia­les para correr como si fue­ra­mos des­cal­zos (y yo me río, pero tengo varios).

Tus pies son como un balde de pesca lleno de neu­ro­nes sen­so­ria­les, todas ellas retor­cién­dose en busca de sen­sa­cio­nes. Esti­mula esas ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas sólo un poco y el impulso se dis­pa­rará a tra­vés de todo tu sis­tema ner­vioso; es por eso que las cos­qui­llas en las plan­tas de los pies pue­den sobre­car­gar la base de con­trol y cau­sarte un espasmo en todo el cuerpo.”

 DCIM202GOPRO

Y claro hay tri­bus mara­vi­llo­sas pero tam­bién hay gente mara­vi­llosa que anda por ahí de agente libre. Que pue­den lle­gar a ser agen­tes de cam­bio para una civi­li­za­ción com­pleta. Y son esos seres los que logran esca­par de “las redes socia­les” no de face­book pero de todas esas nor­mas que nos ama­rran, que nos ale­jan de lo que es real­mente cierto, de la natu­ra­leza y del corazón.

Uno así fue Micah True — Caba­llo Blanco,  pro­ta­go­nista del libro. El murió el año pasado, así que ahora que ape­nas lo pre­sen­tan en el libro, siento que ya lo conozco. Y sé de su final, un desen­lace. De el día que fue a tro­tar y ya no regreso. Que corre­do­res de todos sitios fue­ron para andar por sus sen­de­ros para bus­carlo. Vivió con los tarahu­ma­ras y fue casi que uno más de la tribu. Se inventó una carrera para cele­brar­los y dar opor­tu­ni­dad a correr en la Sie­rra Tarahu­mara. Su motto era run free  y a su grupo de corre­do­res los lla­maba los más locos. 

Aquí hay un sli­des­how que echa todo el cuento y un docu­men­tal sobre él, su carrera y los tarahu­ma­ras y un documental:

 

 

Dis­per­sión & Esparcimiento

Dicho todo esto, hay algo más. Algo sobre nues­tra cul­tura, nues­tra civi­li­za­ción y lo que hace­mos, cómo vivi­mos y quie­nes somos. Encon­tré un artículo que habla sobre Micah True, pero tam­bién sobre otros seres apa­sio­na­dos y los llama dis­per­sers— son per­so­nas que se salen de la norma y sus camino en la vida son apa­sio­na­dos y sin­gu­la­res y logran adap­tarse a dis­tin­tas cul­tu­ras. Les da las siguien­tes reco­men­da­cio­nes a los seres

 if you are a dis­per­ser there are some qua­li­ties that you’d bet­ter have if you’re going to be suc­cess­ful. You bet­ter be strong because you are going to encoun­ter some hards­hip and you might have to defend your­self. You bet­ter have a posi­tive atti­tude because you just have to believe that the grass is gree­ner on the other side. You bet­ter per­se­vere because you have a long way to go. You bet­ter be com­for­ta­ble alone because you’re gonna be alone a lot. You bet­ter be smart so you can adapt to chan­ging situa­tions, you bet­ter be pea­cea­ble because when you get to where you are going it will be you against ever­yone else, you bet­ter be cha­ris­ma­tic because you’re gonna want the peo­ple you meet to like you.

Y por otro lado encon­tre este otro artículo de El budísmo –vs– La velo­ci­dad que sos­tiene que nues­tra cul­tura de estar todo el tiempo ocu­pa­dos nos resta opor­tu­ni­dad para cre­cer como seres huma­nos. La vida sale de nues­tro silen­cio inte­rior. De como nece­si­ta­mos de esos espa­cios no agen­da­dos para cre­cer, conec­tar, apren­der, amar, para afi­nar­nos en la fre­cuen­cia del uni­verso entero y par­ti­ci­par en esa ale­gría pro­funda. Hay cierta ansie­dad que viene de no tener cada minuto ocu­pado o entre­te­nido frente al tele­vi­sor. Pero si nos per­mi­ti­mos tener ese espa­cio de espar­ci­miento, pode­mos ser parte de la danza cós­mica que ocu­rre momento a momento y trascender.

Correr tiene muchos momen­tos así, da mucho espa­cio para la mente.

Así que ¡vamos! a correr más, a ser más libres, a enloquecer.

Submit a Comment