Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

de-escribir Sobre mis investigaciónes de talleres literarias y el proceso creativo de escribir literatura.

23

Aug
2013

3 Comments

In de-escribir
Leer para creer

By AnaMaria

Milagros de fe” en la Feria del Libro

On 23, Aug 2013 | 3 Comments | In de-escribir, Leer para creer | By AnaMaria

Ano­che me tocó pre­sen­tar la obra de Mónica Guar­dia que ganó este año el Pre­mio Ricardo Miró para Tea­tro. No estoy del todo segura que dije ano­che, pero esto es más o menos la idea y que­ría com­par­tirlo aquí.

 

2013-08-22 19.26.16

En la feria del libro, con la autora, des­pués de un par de vinos celebratorios.

Mónica es mi prima,
la quiero muchí­simo
y hay una alta pro­ba­bi­li­dad de que sea prima de uste­des tam­bién;
por­que esa es la fami­lia que somos,
ese es el pue­blo que somos.

Mónica como autor es muy valiente
y me invitó a estar muy cerca de su pro­ceso crea­tivo.
Eso del pro­ceso crea­tivo suena muy bonito pero la ver­dad es que es bas­tante san­griento y de mucho des­tripe.
La ins­pi­ra­ción no hace mila­gros y al autor le toca tra­ba­jar mucho.
Se atre­vió a com­par­tirlo y me tuvo como pri­mera lec­tora,
ayu­dán­dola a diri­gir el des­tripe san­griento hacia obra lite­ra­ria.

Mónica tiene una pro­funda con­cien­cia social es capaz de pillar esos deta­lles que hacen que nues­tra socie­dad sea lo que es y atra­par­los para poner­los frente a nues­tros ojos y hacer­nos un espejo de nues­tra reali­dad, de lo que somos y de todas esas cosas que no lle­ga­mos a entender.

Pero no por­que la anéc­dota en que se basa la obra sea un hecho real (que increí­ble­mente lo es) se vuelve un espejo para mos­trar­nos quie­nes somos. Es el ojo de autor que revuelve en nues­tras tri­pas hasta pes­car los ele­men­tos clave, esos que nos lle­van a una ver­dad más pro­funda. Y nos expli­can, nos mues­tran aque­llas cosas que la ver­dad solo se entien­den en la ficción.

Es genial que se reco­nozca aquí el esfuerzo de nues­tros auto­res. Sé que Mónica ya esta tra­ba­jando en varios otros pro­yec­tos. Uno es una mirada crí­tica sobre el arte de los Dia­blo Rojos y otro sobre el inci­dente del 9 de enero.

Esta obra — “Mila­gros de fe”— esta llena de deta­lles que la hacen autén­ti­ca­mente nues­tra. Empe­zando por la apa­sio­nada ado­ra­ción de una ima­gen tallada de Cristo. Todas las rela­cio­nes son refle­jos de noso­tros mis­mos, aquí vemos la rela­ción de un grupo de per­so­na­jes con esa ima­gen. Y se nota mucho que las rela­cio­nes son uni­la­te­ra­les cuando una de las par­tes es de madera y esa ima­gen se va enca­jando y refle­jando la reali­dad de cada cuál.

Está por ejem­plo la vecina, que si la igle­sia es la casa del señor esta es la señora de la casa. Ella es teso­rera, admi­nis­tra­dora y super­vi­sora de todo lo que ocu­rre. Pero nunca se apro­ve­cha de su rol, todo lo que hace es en ser­vi­cio del santo al que atiende. Vende velas fuera de la igle­sia diciendo: “sin vela no hay mila­gro”. Y el santo no es que le pague muy bien, ella la pasa mal y se molesta mucho cuando apa­rece alguna chica joven a agra­de­cerle algo al santo.

Luego esta la líder de los comer­cian­tes. Ellos depen­den direc­ta­mente del santo para su eco­no­mía, es real­mente un socio y un impor­tante aliado. Es la fiesta del santo en que se hace el nego­cio parra todo el año. La señora se esmera y hasta manda la peluca del santo a hacer blo­wer.

Luego esta el cura, por supuesto, el párroco de aque­lla igle­sia. Que choca direc­ta­mente con esta ado­ra­ción del santo que no le parece cris­tiana. Entra en con­flicto con el dogma que pre­dica y todo aque­llo que él repre­senta y debe velar y edu­car. Aquí el Cristo (la ima­gen) viene a ser un rival directo.

Tan­tos for­mas tiene la fe y se mul­ti­pli­can con la deses­pe­ra­ción. Qui­zás solo nos reco­noz­ca­mos en nues­tros her­ma­nos, en nues­tro pue­blo a tra­vés de mucha peri­pe­cia. Al final, este es el pue­blo que somos.

La obra de tea­tro no ter­mina aquí y a Mónica le toca ser más valiente. Dejar al pro­ceso salir de sus manos y pasar por muchos más: un direc­tor con su lec­tura per­so­nal, luces, esce­na­rio y un grupo de auto­res que encar­na­ran a estas gen­tes. Por­que es solo sobre el esce­na­rio que el texto se con­vierte en una obra de tea­tro frente a nues­tros ojos, viva. Qui­zás esta obra se con­vierta en un musi­cal. Es una gran opor­tu­ni­dad que le da el apoyo de este reco­no­ci­miento y este pre­mio. Muchas gracias.

¡Feli­ci­da­des Mónica!

 

 

 

 

Comments

  1. Gra­cias Ana María. Me emo­cionó mucho escu­charte ayer. Estu­viste fabu­losa. Sí. Diste este men­saje, con natu­ra­li­dad, encanto y magia. Gra­cias por todo tu apoyo.

  2. Enho­ra­buena, que­rida hada y, por supuesto tam­bién, a tu prima. Espero que Mónica sepa el gran lujo que es tener a una autén­tica hada madrina de ayu­dante en el pro­ceso creativo.

    Espero que para Mónica esta sea la pri­mera de muchas más obras veni­de­ras. Aun­que, Ana, muero por verte publi­car. Así que go, go, go!

  3. Hola, Javier. Estoy cons­ciente y fas­ci­nada del apoyo reci­bido y las doc­tas guías que me brindó Ana María. Tam­bién deseando que desa­rro­lle sus pro­yec­tos pro­pios, siguiendo la línea de este web tan rico en sen­si­bi­li­dad y ori­gi­na­li­dad. Un abrazo.

Submit a Comment