Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Uncategorized

19

Feb
2014

5 Comments

In Uncategorized

By AnaMaria

Y aquí estoy — und ich bin Hier — quizás

On 19, Feb 2014 | 5 Comments | In Uncategorized | By AnaMaria

Hoy tengo un mes de vivir en Alemania.

Qui­zás no lo hubiera ima­gi­nado por­que hace un par de meses nunca había estado en este país.

2014-02-19 13.03.13

Lo que más me gusta es andar en bici­cleta. Es un estilo de vida. Si sales triste del cine, un peda­leo te anima. Si sales frus­trada de la buro­cra­cia ban­quera te das un buen paseo y se pasa.

El pri­mer día que salí en bici se tuve un flat y mien­tras cami­naba empu­jando la bici se des­pego la suela de mi bota. Las cosas no son fáci­les para adap­tarte a un cam­bio así, pero a veces son tan tan cómi­cos que los pro­pios desa­fíos te hacen reír.

Siento mucha nos­tal­gia por Madrid. Me acuerdo mucho de lo difí­cil que fue lle­gar a cono­cer esa ciu­dad, las cami­na­das inter­mi­na­bles, las per­di­das, que­dar en llanto por­que un cama­rero fue gro­sero (y el mundo no conoce cama­re­ros más mal­hu­mo­ra­dos que los espa­ño­les, pero uno se acos­tum­bra y les encuen­tra el cariño). Y des­pués de un tiempo cami­nas esas calles y son un poco tuyas, es todo un pro­ceso de conquista.

Esta es una ciu­dad mucho más pequeña, así que en ese sen­tido es mucho más fácil. Ade­más ahora que uno tiene Goo­gle Maps en el bol­si­llo las cosas son dis­tin­tas. Pero aquí tengo el tema de que no hablo ale­mán. Eso es lo que menos me gusta pero ya pronto empiezo mi estu­dio pro­fundo e intenso para cam­biar las cosas. En reali­dad la gente es ama­ble y logro hacerme enten­der y mucha gente habla ingles, sobre todo los cama­re­ros que no les gusta per­der el tiempo con mis inten­tos, pero a veces si que logro orde­nar en Deutsch.

Uno aprende mucho cuando se vuelve extran­jero. No es fácil pero es muy enri­que­ce­dor. Una gran opor­tu­ni­dad para cre­cer y muchas opor­tu­ni­da­des para sen­tirse idiota.

Una gran lec­ción fue cuando fui a tra­mi­tar mi resi­den­cia. La señora que me aten­dió estaba real­mente ofen­dida que no supiera hablar ale­mán. Un poco raro que se moles­tara tanto ya que es la ofi­cina de resi­den­cia donde uno pen­sa­ría llega mucha gente en las mis­mas con­di­cio­nes. Yo pre­fe­ri­ría hablar Ale­mán y pre­tendo apren­der, me parece super impor­tante y nece­sa­rio y valioso y me encanta la idea. Y con todo res­peto sé que al estar aquí es lo mejor. Pero ver a esta señora lo que me enseño fue lo inú­til que es coger rabias. Ella estaba enojada así que me decía un mon­tón de cosas con un tono bas­tante deses­pe­rado, pero yo no entiendo nada.  Aun­que me daba cuenta lo que suce­día sus pala­bras pues para mi no tenían sen­tido y ella en cam­bio estaba enve­ne­nan­dose solita.  Luego me ayudo un mon­tón y entre cha­ra­das quedé regis­trada. Me hizo un gran favor y con muchí­sima pacien­cia y le agra­dezco dan­kes­hön,

2014-02-19 11.41.49

Hay calles por donde solo se puede pasar en bici, como esta. Que es camino a mi casa.

Comments

  1. Un mes ya! Se te echa de menos pero con ‘eskaip’ y ‘gua­sap’ es mas facil. 🙂

  2. ¡Hola Ana María! Suerte en tu nuevo reto. Alguno de estos días pasa­mos por allá a saludar.

  3. Hace mucho que no pasaba por estos lares…pero que­ría dejarte un salu­dito y decirte que estoy muy orgu­llosa de tí…pronto apren­de­rás ale­mán y les darás 3 o más vuel­tas!!!! ánimo! un beso y te quiero mucho

  4. qué bueno leerte, Ana María. Me siento allí contigo.

  5. Anda, no sabía que esta­bas por Ale­ma­nia.
    Dis­fruta de la experiencia 🙂

Submit a Comment