Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

CorriYogi

07

Jan
2013

No Comments

In CorriYogi

By AnaMaria

enloquecer más

On 07, Jan 2013 | No Comments | In CorriYogi | By AnaMaria

Estoy leyendo Born to run, no lo había hecho antes por­que me daba miedo que me hiciera enlo­que­cer (bueno, enlo­que­cer más). Me encanta correr. Tanto por bie­nes­tar como por lo social. Por car­dio, pero tam­bién por man­te­ner mi cora­zón con­tento. Así que había deci­dido dejar ese libro para cuando estu­viera a mis 80s en la mece­dora con mis medias de com­pre­sión (fue­ron carí­si­mas, tengo que amortizarlas).

La cues­tión es que el des­tino llevó el libro a mi kindle y ya no me pude con­te­ner y me encanta. Es mucho más poé­tico de lo que había imaginado

Estas vivo por­que tu padre puede ven­cer a un ciervo. Él esta vivo por­que su abuelo pudo ven­cer a un caba­llo de gue­rra apa­che. Así de rápido somos cuando car­ga­mos el peso de nues­tro sapá, nues­tra huma­ni­dad. Ima­gina cuán rápido serás cuando te hayas libe­rado de ella.”

Cuando te encanta correr dis­tan­cias extra­or­di­na­rias debe ser ten­ta­dor sol­tar ama­rras y ver hasta dónde, cuán lejos, pue­den lle­varte tus pier­nas. Una vez un tarahu­mara apa­re­ció en Sibe­ria; no se sabe cómo ter­minó den­tro de un buque de carga y vaga­bun­deo a tra­vés de las este­pas rusas hasta que fue reco­gido y enviado de vuelta a México. ”

Te pre­sen­tan a los tarahu­ma­ras y te enamo­ras, claro.

Su nom­bre real es rará­muri, que sig­ni­fica “la gente que corre”. Fue­ron apo­da­dos ‘tarahu­ma­ras’ por los con­quis­ta­do­res que no enten­dían su len­gua tri­bal. El nom­bre ile­gí­timo quedó por­que los rará­mu­ris hicie­ron honor a su nom­bre ori­gi­nal, huyendo en lugar de que­darse a dis­cu­tir el asunto.

Una cul­tura pecu­liar y noble. Abu­sada y echada a un lado por un grupo de gente a todas luces bas­tante más bruta (noso­tros). Y me viene la depre­sión del deve­nir de nues­tra civi­li­za­ción igual que cuándo uno ve a los que­chuas. En fin. Que vamos a hacer. Empeo­ra­mos las cosas, aca­ba­mos con civi­li­za­cio­nes que son obvia­mente superiores.

Podría ser que los crossfitters-paleolíticos ten­gan razón y aca­ba­mos la civi­li­za­ción fue con la agri­cul­tura, maíz, trigo y harina. Así pasó en Yer­ba­buena, el sitio de donde eran algu­nos de los mejo­res corre­do­res tarahu­ma­ras; hicie­ron una carre­tera y empe­za­ron a lle­gar ali­men­tos que no cono­cían sodas, cho­co­la­tes, arroz, azú­car, mantequilla:

La gente de Yer­ba­buena le encon­tró el gusto a las hari­nas y las golo­si­nas, pero nece­si­ta­ban dinero para com­prar­las, así que en lugar de tra­ba­jar sus pro­pios cam­pos, empe­za­ron a hacer autos­top hasta Gua­cho­chi, donde tra­ba­ja­ban como lava­pla­tos y jor­na­le­ros, o ven­diendo bara­ti­jas de arte­sa­nía en la esta­ción de tren”

Todo triste.

Lo bueno es que toda­vía hay ‘gente que corre’ y pare­ciera que hay cada vez más locos.

Hay algo uni­ver­sal en esa sen­sa­ción, la forma en que correr reúne dos de nues­tros impul­sos más pri­ma­rios: el miedo y el pla­cer. Corre­mos cuando esta­mos asus­ta­dos, corre­mos cuando esta­mos exta­sia­dos, corre­mos huyendo de nues­tros pro­ble­mas y corre­tea­mos en busca de diversión.”

La ale­gría de correr es tan básica como la ale­gría de las cos­qui­llas y este fue el libro que impulsó el movi­miento de bare­foot y nos tiene corriendo des­cal­zos y lo que es peor, nos tiene com­prando zapa­tos espe­cia­les para correr como si fue­ra­mos des­cal­zos (y yo me río, pero tengo varios).

Tus pies son como un balde de pesca lleno de neu­ro­nes sen­so­ria­les, todas ellas retor­cién­dose en busca de sen­sa­cio­nes. Esti­mula esas ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas sólo un poco y el impulso se dis­pa­rará a tra­vés de todo tu sis­tema ner­vioso; es por eso que las cos­qui­llas en las plan­tas de los pies pue­den sobre­car­gar la base de con­trol y cau­sarte un espasmo en todo el cuerpo.”

 DCIM202GOPRO

Y claro hay tri­bus mara­vi­llo­sas pero tam­bién hay gente mara­vi­llosa que anda por ahí de agente libre. Que pue­den lle­gar a ser agen­tes de cam­bio para una civi­li­za­ción com­pleta. Y son esos seres los que logran esca­par de “las redes socia­les” no de face­book pero de todas esas nor­mas que nos ama­rran, que nos ale­jan de lo que es real­mente cierto, de la natu­ra­leza y del corazón.

Uno así fue Micah True — Caba­llo Blanco,  pro­ta­go­nista del libro. El murió el año pasado, así que ahora que ape­nas lo pre­sen­tan en el libro, siento que ya lo conozco. Y sé de su final, un desen­lace. De el día que fue a tro­tar y ya no regreso. Que corre­do­res de todos sitios fue­ron para andar por sus sen­de­ros para bus­carlo. Vivió con los tarahu­ma­ras y fue casi que uno más de la tribu. Se inventó una carrera para cele­brar­los y dar opor­tu­ni­dad a correr en la Sie­rra Tarahu­mara. Su motto era run free  y a su grupo de corre­do­res los lla­maba los más locos. 

Aquí hay un sli­des­how que echa todo el cuento y un docu­men­tal sobre él, su carrera y los tarahu­ma­ras y un documental:

 

 

Dis­per­sión & Esparcimiento

Dicho todo esto, hay algo más. Algo sobre nues­tra cul­tura, nues­tra civi­li­za­ción y lo que hace­mos, cómo vivi­mos y quie­nes somos. Encon­tré un artículo que habla sobre Micah True, pero tam­bién sobre otros seres apa­sio­na­dos y los llama dis­per­sers— son per­so­nas que se salen de la norma y sus camino en la vida son apa­sio­na­dos y sin­gu­la­res y logran adap­tarse a dis­tin­tas cul­tu­ras. Les da las siguien­tes reco­men­da­cio­nes a los seres

 if you are a dis­per­ser there are some qua­li­ties that you’d bet­ter have if you’re going to be suc­cess­ful. You bet­ter be strong because you are going to encoun­ter some hards­hip and you might have to defend your­self. You bet­ter have a posi­tive atti­tude because you just have to believe that the grass is gree­ner on the other side. You bet­ter per­se­vere because you have a long way to go. You bet­ter be com­for­ta­ble alone because you’re gonna be alone a lot. You bet­ter be smart so you can adapt to chan­ging situa­tions, you bet­ter be pea­cea­ble because when you get to where you are going it will be you against ever­yone else, you bet­ter be cha­ris­ma­tic because you’re gonna want the peo­ple you meet to like you.

Y por otro lado encon­tre este otro artículo de El budísmo –vs– La velo­ci­dad que sos­tiene que nues­tra cul­tura de estar todo el tiempo ocu­pa­dos nos resta opor­tu­ni­dad para cre­cer como seres huma­nos. La vida sale de nues­tro silen­cio inte­rior. De como nece­si­ta­mos de esos espa­cios no agen­da­dos para cre­cer, conec­tar, apren­der, amar, para afi­nar­nos en la fre­cuen­cia del uni­verso entero y par­ti­ci­par en esa ale­gría pro­funda. Hay cierta ansie­dad que viene de no tener cada minuto ocu­pado o entre­te­nido frente al tele­vi­sor. Pero si nos per­mi­ti­mos tener ese espa­cio de espar­ci­miento, pode­mos ser parte de la danza cós­mica que ocu­rre momento a momento y trascender.

Correr tiene muchos momen­tos así, da mucho espa­cio para la mente.

Así que ¡vamos! a correr más, a ser más libres, a enloquecer.

19

Dec
2012

2 Comments

In CorriYogi

By AnaMaria

La pose de meta

On 19, Dec 2012 | 2 Comments | In CorriYogi | By AnaMaria

Así como una mara­tón fue una meta me impulso a entre­nar y correr como no lo había hecho antes, en yoga la idea de lograr o per­fec­cio­nar1 una pos­tura tam­bién te puede lle­var a mejo­rar en tu práctica.

No es noble diri­gir la prác­tica a lograr una pos­tura. No me gusta cuando alguien empieza a prac­ti­car y me dice que lo que qui­siera es pararse en Pin­cha Mayu­ra­sana. Es increí­ble cuán­tos prin­ci­pian­tes una vez vie­ron una foto de una chica haciendo El Escor­pión y lo que qui­sie­ran es apren­der eso.

Prac­ti­car yoga debe venir moti­vado desde den­tro y no ins­pi­rado en una foto que nada tenga que ver con nues­tra con­di­ción actual. Peeeeero tengo que admi­tir que puede ser ten­ta­dor y diver­tido tener una pose como meta. Y para mi últi­ma­mente ha sido la parada de manos. No sé si sea una obse­sión o una birria pero me encanta. Todos los balan­ces con los bra­zos son algo mági­cos cuando logras el equi­li­brio te hace sen­tir como si vola­ras. Pero lle­gar hasta ahí toma bas­tante tiempo. Ha sido difí­cil, diver­tido y peli­groso jugar con Adho Mukha Vrk­sa­sana. He avan­zado muchí­simo, aun­que eso sig­ni­fi­que solo algu­nos segun­dos de balance. Me he hecho más fuerte. Me he mal­tra­tado bas­tante. No estoy orgu­llosa, estoy con­fe­sando un mal comportamiento.

Malo por­que si ya es difí­cil tener una sin­cera rela­ción con nues­tro pro­pio cuerpo y tal como esta, te ciega muchí­simo más bus­car una pos­tura por pura vani­dad o entre­te­ni­miento. Y aun­que he estado con­ciente de esto todo el tiempo se hizo más claro en esta con­ver­sa­ción con mi Yoga-Coach, Yoga-Sister, Yoga-Soulmate:

yo— “me duele otra vez el hombro”

ella— “¿qué has estado haciendo?” — ya eso lo dice con tono y mirada de sospecha.

yo—  “Cha­tu­ran­gas”

ella— “…” —en silen­cio man­tiene la mirada de sospecha

yo— “la ver­dad es que leí que en Cross­Fit hacen push-ups en hands­tand y quise pro­bar a ver cómo se sentía”

y Lilah sim­ple­mente me mira con des­apro­ba­ción rotunda y risa de cóm­plice. Es lo máximo tener a alguien que te demues­tre tus erro­res pero admita que tam­bién los tiene. Que com­parta esa danza entre ten­tar la vani­dad y tra­ba­jar en mejo­rar. En hacerte más fuerte admi­tiendo tus debilidades.

Igual es en correr, claro. No me gusta para nadar ver cómo la gente se lás­tima por una carga de entre­na­miento que no puede mane­jar, pero entiendo per­fec­ta­mente que suceda cuando uno quiere lograr reba­sar los lími­tes. A mi me fue tan bien con mi entre­na­miento y ahora que debe­ría enfo­carme en recu­pe­rar al 100% y crear una base solida otra vez, me la he pasado sacan­dome la madre. Y des­pués de no haber tenido nin­guna moles­tia y alcan­zado feliz­mente la meta ahora estoy ado­lo­rida y medio coja.

Así que pro­ba­ble­mente tenga su lado posi­tivo tener una meta, aun­que sea loca, aun­que sea cues­tión de ego, aun­que sea tonta.  Si el camino es bueno, la moti­va­ción ini­cial pasa a ser irrelevante.

  1. Por per­fec­cio­nar me refiero a cómo se siente y el efecto que tiene, no a  lograr una forma clá­sica que puede no tener nada que ver con el esque­leto par­ti­cu­lar. []

estadísticas maratónicas

Me tomó unas 24 sema­nas entre­nar para mi pri­mer mara­tón, es exa­ge­rado pero a mi lo que me gusta es entre­nar. La dis­ci­plina y las metas sema­na­les y ver como me hago más fuerte. Entrené para sopor­tar el calor, para pasar más de 4 horas corriendo y mejoré.

¡si que si!

Me tomó 5 horas y 2 minu­tos correr los 42 kiló­me­tros y aun­que me fue bien1 y me sentí fuerte y estaba bien con­tenta fue difí­cil. Me daba mucha ilu­sión eso de haber ‘correr más de lo que nunca había corrido en mi vida.’ Había pen­sado en repe­tir esa frase cada pasito des­pués del kiló­me­tro 35. Tam­bién tenía un man­tra: ‘pre­pa­rada y paciente’ pero des­pués del kiló­me­tro 38 solo podía repe­tir pre­pa­rada, la pacien­cia la había dejado atrás. Me pre­gun­ta­ron si había que­rido dejar de correr y no, lo que que­ría era lle­gar. No es que no pudiera correr, es que correr no era cómodo ni tam­poco cami­nar ni dete­nerme si lo inten­taba me aca­lam­braba. Fue duro pero no era un sufri­miento insu­fri­ble, se sufría muy bien. Son esos momen­tos a los que lle­gas y no hay más nada y te das cuenta que tie­nes algo más. Te das cuenta que hay en ti más de lo que pensabas.

Ade­más de ser una clá­sica meta per­so­nal2 la mara­tón de Panamá se con­vir­tió en un inmenso evento y gran cele­bra­ción y ale­gría cuando Ivana lo tomó de excusa para vol­ver a Panamá a correr con Fon­dito. La magia de este equipo es dema­siado grande para tra­tar de expli­carlo. Cada quien hizo su carrera pero haberlo com­par­tido lo mul­ti­plica un millón. Varios corrie­ron rele­vos, los 21 kiló­me­tros, muchos estu­vie­ron de apoyo. Qui­zás Laura corrió por pura ilu­sión y  Car­los por pre­sión de grupo. Ni me ima­gino que pudo haber sido para Ivana. Y soy suer­tu­dí­sima de haber tenido a Andrés como parce-pacer. La cosa es que todos enlo­que­ci­mos y el 2 de diciem­bre a las 5am está­ba­mos en la par­tida y Roger se me acercó reído y me dijo “ESTO es un Fondito.”

Todos mis ami­gos estu­vie­ron orgu­llo­sos desde antes de ese momento. A los del team se los veía en los oji­tos, dos veces antes de la carrera mejore mis tiem­pos3 . Mis yoglers tam­bién me lo decían. Todo el mundo estaba muy muy muy seguro que me iba a ir bien, creo que no se hubie­ran extra­ñado mini­ma­mente si cla­si­fi­caba para las olim­pia­das y a la vez no había forma de que se sin­tie­ran defrau­da­dos. Más que haber logrado hacerlo, me infla el pecho saber que esta gente real­mente cree en mi, esta­ban orgu­llo­sos y sé que lo iban a estar pasara lo que pasara, eso es muy grande. Soy muy afor­tu­nada. Ter­miné la mara­tón con más de una docena de besi­tos reci­bi­dos por el camino.

Desde que cruce la meta me han pre­gun­tado muchí­si­mas veces si lo vol­ve­ría a hacer, es difí­cil decirlo aun­que me temo que si. A un momento en que me pare­cía muy duro lo que le estaba haciendo a mi cuerpo me pre­gunte por qué lo hacía y la ver­dad es que no sabía. Pero en ese momento estaba ocu­pada en sobre­vi­vir, digo en lle­gar a la meta. Pero si me había que­dado un vacío allí.

Hasta ano­che, exac­ta­mente dos sema­nas des­pués me di cuenta por­que lo había hecho. Es una cues­tión de auto-conocimeinto e ilu­mi­na­ción. Hice trampa por­que me copie4, pero no importa, así es que uno va enten­diendo el mundo: explo­rando. No es la dis­tan­cia ni el kilo­me­traje ni la meda­lla ni el nom­bre de la carrera. Es pasar a tra­vés de ese sitio difí­cil, lle­gar a un punto incó­modo para tu cuerpo para ver de qué estas hecho, que tie­nes más y que pue­des lle­gar más allá5 . Para mi la única expe­rien­cia simi­lar es el Camino de San­tiago. Son expe­rien­cias que te dejan ver lo que tie­nes debajo de la piel y no solo con las ampollas.

No sé cuándo corra otra vez, pero en febrero me voy con la mochila y  para mi esas son par­tes de un solo camino.

  1. Ese tiempo para mi es bueno, de salida sabía que rápido no iba a correr y esta bien por­que no tengo apuro. []
  2. Hasta un poquito cli­che, vamos. []
  3. En 15 km y en 21 km que ade­más se sien­ten dis­tin­tos, como si ya no fue­ran ni tan lar­gos. []
  4. Estaba escu­chando a un Jimmy Dean Free­man expli­car por­que corría ultras en Trail Run­ner Nation []
  5. lo único que sirve es entre­nar y tener gente que te apoya. []

20

Oct
2012

3 Comments

In CorriYogi
Hago Malas

By AnaMaria

Escoger un mala con intención

On 20, Oct 2012 | 3 Comments | In CorriYogi, Hago Malas | By AnaMaria

Los malas son herra­mien­tas para medi­tar. Los hay de dis­tin­tos colo­res, mate­ria­les y com­bi­na­cio­nes de cris­ta­les, made­ras y fle­cos. Cada uno de estas cosas tiene un sen­tido peculiar.

Tener una inten­ción clara hace a un mala aún más pode­roso. Cada vez que tocas o lo ves esa inten­ción se hace tan­gi­ble. Esa con­cien­cia sirve de guía.

Para esco­ger considera:

  • Que sea bella a tra­vés de tus ojos. Las cosas que te gus­tan son inte­gra­les para nutrirte de aque­llo que necesitas.
  • Que tenga bue­nas vibras. Los cris­ta­les tie­nen su ener­gía indi­vi­dual, por miles de años se han con­si­de­rado sus efec­tos, vale la pena cono­cer y hacerse una idea.
  • Que este ali­neada con tu inten­sión. ¿Qué es lo que quie­res crear? ¿Con­tra qué luchas? Busca tener una clara intención.

Si un mala te atrae qui­zás sea per­fecto para ti, hay muchos fac­to­res pero lo más impor­tante es seguir tu inten­ción y a tu pro­pio corazón.

— Estoy haciendo muchos malas y los mues­tro aquí, si ves uno que te gusta me avisas.

Un coach que te empuje

On 10, Oct 2012 | One Comment | In CorriYogi, creatividad e inspiración | By AnaMaria

Siem­pre estoy con­tem­plando con­tra­tar un coach para entre­nar, creo que podría mejo­rar muchí­simo teniendo a alguien que me guiara y hasta me empu­jara. Pero tam­bién me gusta inven­tar y hacerme mi camino. Así igua­lito que en la vida. No me va mal pero seguro podría irme mejor.

Ahora con­se­guí un coach, no para entre­nar sino para la vida. Me da ale­gría el hecho que ahora cada vez más gente los usa1 por­que va hacia desa­rro­llarte como una per­sona com­pleta y no solo la parte del tra­bajo o la parte atlé­tica. Me parece que vamos cami­nando hacia la ple­ni­tud2.

Lo había pen­sado antes pero solo pen­sando en el aire. Cuando supe que Andrés se había cer­ti­fi­cado y estaba en eso me decidí. Él es una de las per­so­nas más cool que conozco, así que por lo mínimo algo se me puede pegar por roce. Ade­más en El Valle Trail Race va a hacer 50 kiló­me­tros, con lo cual voy a tener un UltraCoach.

Lo del coaching es intere­sante– pri­mero lle­gas con un tema y te das cuenta que en reali­dad tie­nes otras cosas que mirar. Por no decir pro­ble­mas más serios. Eso esta bien, es el tipo de pers­pec­tiva que te da hablar con alguien y salir de tu pro­pia cabeza. Ver las cosas más claras.

Lo otro es que siem­pre uno tiene la espe­ranza de que alguien te diga qué hacer, pero parece que mi coach tiene bien claro que ese no es su papel. No que no ayude, en reali­dad ayuda un mon­tón, tiene su magia el pro­ce­di­miento y su pre­gun­ta­dera. Tiene su punto, defi­ni­ti­va­mente es muy valiosa la forma en que alguien desde afuera te puede ayu­dar a trans­for­marte hacia aque­llo que quie­res. Incluso plan­tearte más cla­ra­mente qué es lo que quie­res. Defi­ni­ti­va­mente da un empujón.

Y creo que un empu­jón me va a lle­var bien lejos.

  1. ¿se dice usa o tiene? ¿y cómo se dice coach en espa­ñol? Los ve, creo que se dice los ve. Solo por­que te hacen ver las cosas más cla­ras. []
  2. Así de exa­ge­rado y cursi, si []

19

Sep
2012

No Comments

In CorriYogi
Senderos

By AnaMaria

La naturaleza en la mente

On 19, Sep 2012 | No Comments | In CorriYogi, Senderos | By AnaMaria

La natu­ra­leza de la mente es diva­gar. Par­lo­tear. Siem­pre de aquí para allá. Me impre­siona el efecto medi­ta­tivo que tiene ir a correr entre la jun­gla. Dicen que el color verde da calma. Ver la luz fil­trada en hojas ver­des da una galo­pante calma feliz.

Cam­biar de oír el ruido de los carros a escu­char los can­tos de la vida dimi­nuta, los pája­ros, la brisa cam­bia afina tus oídos a otra frecuencia.

Pisar un terreno desigual, con sur­cos, pie­dras, ramas te obliga a mirar bien por donde vas. A afi­lar la mirada en ter­cera dimensión.

Y luego de un paseo, de un par de vuel­tas sobre el lodo, la mente vuelve tran­quila a su andar, con más aire y más luz.  Los sen­ti­dos se refres­can. Y el sen­tido se recu­pera. Con más calma verde.

* * *

Estoy leyendo a John Muir que es a todas luces un tipo alu­ci­nante. Su prosa es como dar un paseo pero mejor por­que defi­ni­ti­va­mente sabe cosas. La pers­pec­tiva que le da al Poi­son Ivy, por ejem­plo, es una ense­ñanza para la vida. Y ade­más me con­mueve saber todo lo que hizo y logro por la pre­ser­va­ción de los par­ques en Esta­dos Unidos

«Todos nece­si­ta­mos belleza tanto como pan, luga­res para jugar y rezar, donde la natu­ra­leza pueda curar y dar fuerza a nues­tro cuerpo y alma por igual»

 

17

Jan
2012

No Comments

In CorriYogi

By AnaMaria

Más Yoga Moga

On 17, Jan 2012 | No Comments | In CorriYogi | By AnaMaria

Me encanta el yoga, trato de no andar todo el tiempo hablando de eso. Trato de no pare­cer dema­siado yogi o que parezca que per­te­nezco a una secta. Pero amo lo que hace por mi cuerpo y por mi cabeza. El año pasado real­mente llevé mi rela­ción con yoga a otro nivel. Prac­ti­qué, estu­dié y aprendí a ense­ñar que es una expe­rien­cia super-plus-ultra.

Pero enton­ces, todos mis ami­gos me reco­no­cen como yogi y:

  1. Me brin­dan comida vege­ta­riana, lo que es super ama­ble pero a mi me encan­tan las ham­bur­gue­sas y las como todo el tiempo. Soy abso­lu­ta­mente omnívora.
  2. Se impre­sio­nan cuando digo una pala­bra sucia. Ya sé que no debe­ría. Pero @#$%.
  3. Dicen que no debo gol­pear a mis ami­gos, sin reco­no­cer que a veces se lo merecen.
  4. Actuan como si no pudie­ran creer que pierdo mi cor­dura, mien­tras manejo por ejemplo.
  5. Dicen que podría ser un lider espi­ri­tual, con lo que me gusta a mi fre­gar la paciencia.

Todas esas cosas podrían ser lógi­cas, pero vamos que sigo siendo yo. Y me fal­tan muchos pero muchos omms para sobre­pa­sar todo esto.

Lo encuen­tro todo TAN cómico. Mara­vi­lloso a la vez, es de alguna forma un gran honor que pue­dan hacerse tan buena ima­gen de mi. Pero me falta tanto y me da tanta risa. Aun­que si hay que decir que la risa autén­tica es un sublime estado medi­ta­tivo cuando todos somos uno con el uni­verso. ¡JA!

 

((Yoga Moga Ori­gi­nal))

02

Dec
2011

No Comments

In CorriYogi

By AnaMaria

Feliz Viernes de Naranja y Sol

On 02, Dec 2011 | No Comments | In CorriYogi | By AnaMaria

Feliz vier­nes, ya parece verano. ¡y hay naranjas!

y mi cora­zon­cito está desenfrenado.

 

Ade­más es mi último fin de semana de yoga. De claus­tro yogíco. De Yoga Mara­tó­nico. O como le dice Gladys, de ala­bar a las vacas. Ha sido un mon­tón de tiempo dedi­cado a este entre­na­miento pero estoy muy con­tenta de haberlo hecho.

He apren­dido un mon­tón de cosas y he lle­gado más pro­fundo en mi pro­pia prác­tica. Y es algo que llevo con­migo (incluso a la cima de los cerros dice la foto) y que puedo dar a los demás. Es muy mágico.

Ahora todos cru­cen los dedos a ver si me graduo.

 

Y suerte en la mara­tón a todos los corre­do­res: Acá algo de yoga espe­cial para recuperarse.

 

 

A través

On 02, Nov 2011 | One Comment | In CorriYogi, creatividad e inspiración, de-escribir | By AnaMaria

Para mi yoga es una manera de lle­gar a la mente a tra­vés del cuerpo. De cal­marla, callarla y otras veces ins­pi­rar y lle­narla. Creo que a tra­vés del cuerpo puede lle­garse qui­zás al espí­ritu. Es exac­ta­mente esa idea de la lite­ra­tura de cons­truir desde lo con­creto y pecu­liar hacia lo abs­tracto y universal.

Otra ruta, estoy segura, es la poe­sía. Son las pala­bras. El len­guaje que nos hace huma­nos y nos per­mite hacer nues­tro al mundo.

Ahora en este curso que estoy haciendo para ir más pro­fundo en el yoga, me he encon­trado con que ambas cosas se jun­tan. En que pue­des ir con un grupo a hacer yoga y acer­car­les a tus más ínti­mas ideas e intui­cio­nes del mundo. A tus auto­res más que­ri­dos y a esos ver­sos que lle­vas siem­pre contigo.

Y luego, mági­ca­mente te encuen­tras que no tie­nes tu libro de zen a mano y que en pala­bras de un poeta la idea de cul­ti­var la mente del “no sé”. Un idea cen­tral del zen. Dice:

Por eso tengo en alta estima dos peque­ñas pala­bras: “no sé”. Peque­ñas pero con poten­tes alas. Que nos ensan­chan los hori­zon­tes hacia terri­to­rios que se sitúan den­tro de noso­tros mis­mos y hacia exten­sio­nes en las que cuelga nues­tra men­guada tierra.

Es grande. Y es todo lo mismo. Se llega por muchos caminos.

16

Sep
2011

No Comments

In CorriYogi

By AnaMaria

feliz viernes de iluminación

On 16, Sep 2011 | No Comments | In CorriYogi | By AnaMaria

Estoy muy con­tenta por como va mi entre­na­miento de yoga. Prac­ti­car es una ale­gría inmensa y, por mi expe­rien­cia hasta ahora, ense­ñar es una ale­gría multiplicada.

El miér­co­les fui a una clase de yoga III, iba bien asus­tada por­que estaba (estoy) toda­vía molida por El Valle Trail Race . Imploré pie­dad pero el ins­truc­tor que­ría dar­nos una clase de Mani­pura Cha­cra, el cha­cra de los killer abs. La clase no fue fácil, pero fue bue­ní­sima para mi y me sacó el estro­peo del cuerpo.

Y ahora si estoy de vuelta a entre­nar con toooo’. Bueno, con todo el entusiasmo.