Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Todo el Palabrerio

31

Dec
2012

No Comments

In Uncategorized

By AnaMaria

2013 super gran angular

On 31, Dec 2012 | No Comments | In Uncategorized | By AnaMaria

En el 2012 me he diver­tido muchí­simo haciendo videí­tos y defi­ni­ti­va­mente tengo ganas de hacer más. Así que me com­pré esta cama­rita que pro­mete ser super diver­tida pero por ahora solo la estoy apren­diendo a usar. Por ahora lo único que he apren­dido es que no es un look gana­dor para mi.

DCIM202GOPRO

¿Alguien por allí me da alguna pista?

¡Feliz 2013 para todos por aquí!

Aquí van algu­nos de mis videos este año. Ha sido un gran año, lleno de aven­tu­ras en todos los sentidos.

 

 

 

26

Dec
2012

No Comments

In Comentarios cinematográficos

By AnaMaria

Cine tradicional

On 26, Dec 2012 | No Comments | In Comentarios cinematográficos | By AnaMaria

Me encanta ver El Padrino y gene­ral­mente lo hago por estas fechas. Dicen que cuando uno vuelve a ver una pelí­cula o a leer una novela se da cuenta de cuanto a cam­biado por­que la obra no cam­bia lo que cam­bia es uno. Pero esta pelí­cula que tiene tan­tas y tan­tas capas de sig­ni­fi­cado que creo que no he alcan­zado a verla aún.

Esta meticu­losa­mente pen­sada y apa­sio­na­da­mente ejecutada.

Me parece que he enten­dido esta vez cosas que se me habían esca­pado sobre­todo en cuanto a Sollozo. Me pre­gunto si hubiera podido ase­si­nar a Luca Brasi si el Don no lo hubiera man­dado a ir a visi­tarlo.  No creo que Sollozzo fuera a aten­tar con­tra el Don sin eli­mi­narlo a él primero.

Cuando pre­sen­tan al per­so­naje lo hacen dejando ver su vul­ne­ra­bi­li­dad, prac­ti­cando su agra­de­ci­miento que al final se le enreda en la boca y es un poco cursi. Y luego lo ves en la mañana salir y ponerse su cha­leco anti­ba­las, como un momento íntimo y coti­diano solo que con un cha­leco anti­ba­las. Y la pró­xima vez que se ve el cha­leco es entre perió­di­cos con un pes­cado aden­tro, un men­saje siciliano:

 

Luca Brassi

 

 

Aquí sobre la escena en que matan a Sollozo.

26

Dec
2012

No Comments

In creatividad e inspiración

By AnaMaria

Buen día Sol

On 26, Dec 2012 | No Comments | In creatividad e inspiración | By AnaMaria

Lo pri­mero que hago cuando me levanto influye mi humor, mi pro­duc­ti­vi­dad y mi día entero. Me encanta escri­bir, pero tam­bién dibu­jar y salir a correr. Pero a veces esta bien que­darse un rato más en la cama y pere­cear paseando el café por toda la casa.

Aquí va un tri­buto a todos los ritua­les mañaneros:

Saluda SURYA

¡Des­pierta bri­llando como el sol!

19

Dec
2012

2 Comments

In CorriYogi

By AnaMaria

La pose de meta

On 19, Dec 2012 | 2 Comments | In CorriYogi | By AnaMaria

Así como una mara­tón fue una meta me impulso a entre­nar y correr como no lo había hecho antes, en yoga la idea de lograr o per­fec­cio­nar1 una pos­tura tam­bién te puede lle­var a mejo­rar en tu práctica.

No es noble diri­gir la prác­tica a lograr una pos­tura. No me gusta cuando alguien empieza a prac­ti­car y me dice que lo que qui­siera es pararse en Pin­cha Mayu­ra­sana. Es increí­ble cuán­tos prin­ci­pian­tes una vez vie­ron una foto de una chica haciendo El Escor­pión y lo que qui­sie­ran es apren­der eso.

Prac­ti­car yoga debe venir moti­vado desde den­tro y no ins­pi­rado en una foto que nada tenga que ver con nues­tra con­di­ción actual. Peeeeero tengo que admi­tir que puede ser ten­ta­dor y diver­tido tener una pose como meta. Y para mi últi­ma­mente ha sido la parada de manos. No sé si sea una obse­sión o una birria pero me encanta. Todos los balan­ces con los bra­zos son algo mági­cos cuando logras el equi­li­brio te hace sen­tir como si vola­ras. Pero lle­gar hasta ahí toma bas­tante tiempo. Ha sido difí­cil, diver­tido y peli­groso jugar con Adho Mukha Vrk­sa­sana. He avan­zado muchí­simo, aun­que eso sig­ni­fi­que solo algu­nos segun­dos de balance. Me he hecho más fuerte. Me he mal­tra­tado bas­tante. No estoy orgu­llosa, estoy con­fe­sando un mal comportamiento.

Malo por­que si ya es difí­cil tener una sin­cera rela­ción con nues­tro pro­pio cuerpo y tal como esta, te ciega muchí­simo más bus­car una pos­tura por pura vani­dad o entre­te­ni­miento. Y aun­que he estado con­ciente de esto todo el tiempo se hizo más claro en esta con­ver­sa­ción con mi Yoga-Coach, Yoga-Sister, Yoga-Soulmate:

yo— “me duele otra vez el hombro”

ella— “¿qué has estado haciendo?” — ya eso lo dice con tono y mirada de sospecha.

yo—  “Cha­tu­ran­gas”

ella— “…” —en silen­cio man­tiene la mirada de sospecha

yo— “la ver­dad es que leí que en Cross­Fit hacen push-ups en hands­tand y quise pro­bar a ver cómo se sentía”

y Lilah sim­ple­mente me mira con des­apro­ba­ción rotunda y risa de cóm­plice. Es lo máximo tener a alguien que te demues­tre tus erro­res pero admita que tam­bién los tiene. Que com­parta esa danza entre ten­tar la vani­dad y tra­ba­jar en mejo­rar. En hacerte más fuerte admi­tiendo tus debilidades.

Igual es en correr, claro. No me gusta para nadar ver cómo la gente se lás­tima por una carga de entre­na­miento que no puede mane­jar, pero entiendo per­fec­ta­mente que suceda cuando uno quiere lograr reba­sar los lími­tes. A mi me fue tan bien con mi entre­na­miento y ahora que debe­ría enfo­carme en recu­pe­rar al 100% y crear una base solida otra vez, me la he pasado sacan­dome la madre. Y des­pués de no haber tenido nin­guna moles­tia y alcan­zado feliz­mente la meta ahora estoy ado­lo­rida y medio coja.

Así que pro­ba­ble­mente tenga su lado posi­tivo tener una meta, aun­que sea loca, aun­que sea cues­tión de ego, aun­que sea tonta.  Si el camino es bueno, la moti­va­ción ini­cial pasa a ser irrelevante.

  1. Por per­fec­cio­nar me refiero a cómo se siente y el efecto que tiene, no a  lograr una forma clá­sica que puede no tener nada que ver con el esque­leto par­ti­cu­lar. []

estadísticas maratónicas

Me tomó unas 24 sema­nas entre­nar para mi pri­mer mara­tón, es exa­ge­rado pero a mi lo que me gusta es entre­nar. La dis­ci­plina y las metas sema­na­les y ver como me hago más fuerte. Entrené para sopor­tar el calor, para pasar más de 4 horas corriendo y mejoré.

¡si que si!

Me tomó 5 horas y 2 minu­tos correr los 42 kiló­me­tros y aun­que me fue bien1 y me sentí fuerte y estaba bien con­tenta fue difí­cil. Me daba mucha ilu­sión eso de haber ‘correr más de lo que nunca había corrido en mi vida.’ Había pen­sado en repe­tir esa frase cada pasito des­pués del kiló­me­tro 35. Tam­bién tenía un man­tra: ‘pre­pa­rada y paciente’ pero des­pués del kiló­me­tro 38 solo podía repe­tir pre­pa­rada, la pacien­cia la había dejado atrás. Me pre­gun­ta­ron si había que­rido dejar de correr y no, lo que que­ría era lle­gar. No es que no pudiera correr, es que correr no era cómodo ni tam­poco cami­nar ni dete­nerme si lo inten­taba me aca­lam­braba. Fue duro pero no era un sufri­miento insu­fri­ble, se sufría muy bien. Son esos momen­tos a los que lle­gas y no hay más nada y te das cuenta que tie­nes algo más. Te das cuenta que hay en ti más de lo que pensabas.

Ade­más de ser una clá­sica meta per­so­nal2 la mara­tón de Panamá se con­vir­tió en un inmenso evento y gran cele­bra­ción y ale­gría cuando Ivana lo tomó de excusa para vol­ver a Panamá a correr con Fon­dito. La magia de este equipo es dema­siado grande para tra­tar de expli­carlo. Cada quien hizo su carrera pero haberlo com­par­tido lo mul­ti­plica un millón. Varios corrie­ron rele­vos, los 21 kiló­me­tros, muchos estu­vie­ron de apoyo. Qui­zás Laura corrió por pura ilu­sión y  Car­los por pre­sión de grupo. Ni me ima­gino que pudo haber sido para Ivana. Y soy suer­tu­dí­sima de haber tenido a Andrés como parce-pacer. La cosa es que todos enlo­que­ci­mos y el 2 de diciem­bre a las 5am está­ba­mos en la par­tida y Roger se me acercó reído y me dijo “ESTO es un Fondito.”

Todos mis ami­gos estu­vie­ron orgu­llo­sos desde antes de ese momento. A los del team se los veía en los oji­tos, dos veces antes de la carrera mejore mis tiem­pos3 . Mis yoglers tam­bién me lo decían. Todo el mundo estaba muy muy muy seguro que me iba a ir bien, creo que no se hubie­ran extra­ñado mini­ma­mente si cla­si­fi­caba para las olim­pia­das y a la vez no había forma de que se sin­tie­ran defrau­da­dos. Más que haber logrado hacerlo, me infla el pecho saber que esta gente real­mente cree en mi, esta­ban orgu­llo­sos y sé que lo iban a estar pasara lo que pasara, eso es muy grande. Soy muy afor­tu­nada. Ter­miné la mara­tón con más de una docena de besi­tos reci­bi­dos por el camino.

Desde que cruce la meta me han pre­gun­tado muchí­si­mas veces si lo vol­ve­ría a hacer, es difí­cil decirlo aun­que me temo que si. A un momento en que me pare­cía muy duro lo que le estaba haciendo a mi cuerpo me pre­gunte por qué lo hacía y la ver­dad es que no sabía. Pero en ese momento estaba ocu­pada en sobre­vi­vir, digo en lle­gar a la meta. Pero si me había que­dado un vacío allí.

Hasta ano­che, exac­ta­mente dos sema­nas des­pués me di cuenta por­que lo había hecho. Es una cues­tión de auto-conocimeinto e ilu­mi­na­ción. Hice trampa por­que me copie4, pero no importa, así es que uno va enten­diendo el mundo: explo­rando. No es la dis­tan­cia ni el kilo­me­traje ni la meda­lla ni el nom­bre de la carrera. Es pasar a tra­vés de ese sitio difí­cil, lle­gar a un punto incó­modo para tu cuerpo para ver de qué estas hecho, que tie­nes más y que pue­des lle­gar más allá5 . Para mi la única expe­rien­cia simi­lar es el Camino de San­tiago. Son expe­rien­cias que te dejan ver lo que tie­nes debajo de la piel y no solo con las ampollas.

No sé cuándo corra otra vez, pero en febrero me voy con la mochila y  para mi esas son par­tes de un solo camino.

  1. Ese tiempo para mi es bueno, de salida sabía que rápido no iba a correr y esta bien por­que no tengo apuro. []
  2. Hasta un poquito cli­che, vamos. []
  3. En 15 km y en 21 km que ade­más se sien­ten dis­tin­tos, como si ya no fue­ran ni tan lar­gos. []
  4. Estaba escu­chando a un Jimmy Dean Free­man expli­car por­que corría ultras en Trail Run­ner Nation []
  5. lo único que sirve es entre­nar y tener gente que te apoya. []

20

Oct
2012

3 Comments

In CorriYogi
Hago Malas

By AnaMaria

Escoger un mala con intención

On 20, Oct 2012 | 3 Comments | In CorriYogi, Hago Malas | By AnaMaria

Los malas son herra­mien­tas para medi­tar. Los hay de dis­tin­tos colo­res, mate­ria­les y com­bi­na­cio­nes de cris­ta­les, made­ras y fle­cos. Cada uno de estas cosas tiene un sen­tido peculiar.

Tener una inten­ción clara hace a un mala aún más pode­roso. Cada vez que tocas o lo ves esa inten­ción se hace tan­gi­ble. Esa con­cien­cia sirve de guía.

Para esco­ger considera:

  • Que sea bella a tra­vés de tus ojos. Las cosas que te gus­tan son inte­gra­les para nutrirte de aque­llo que necesitas.
  • Que tenga bue­nas vibras. Los cris­ta­les tie­nen su ener­gía indi­vi­dual, por miles de años se han con­si­de­rado sus efec­tos, vale la pena cono­cer y hacerse una idea.
  • Que este ali­neada con tu inten­sión. ¿Qué es lo que quie­res crear? ¿Con­tra qué luchas? Busca tener una clara intención.

Si un mala te atrae qui­zás sea per­fecto para ti, hay muchos fac­to­res pero lo más impor­tante es seguir tu inten­ción y a tu pro­pio corazón.

— Estoy haciendo muchos malas y los mues­tro aquí, si ves uno que te gusta me avisas.

11

Oct
2012

No Comments

In Filosofía blg
Leer para creer

By AnaMaria

Las llaves de la iluminación

On 11, Oct 2012 | No Comments | In Filosofía blg, Leer para creer | By AnaMaria

El otro día cuando me iba a ir, no encon­traba mis lla­ves. Aun­que me pasa a menudo, es deses­pe­rante. Me siento atra­pada o qui­zás per­dida, nau­fra­gada. Así que estaba en el juego ese de mirar den­tro del carro, vaciar la car­tera, vol­ver a mirar el carro y ver en el fijarme en el bol­si­llo de la cartera.

Una amiga que estaba con­migo, dul­ce­mente tra­taba de ayu­dar con pre­gunta: “¿Por lo gene­ral dónde lle­vas las lla­ves? ¿Dónde fue la última vez que las viste?” Y como para acla­rar obie­da­des “¿Cómo son?” Son lla­ves como van a ser.

Y la pre­gun­ta­dera me hizo esta­llar, injus­ta­mente, con­tra ella. Le dije con tono de coco­tazo que por favor no me pre­gun­tara más nada (excepto que no dije por favor y agre­gué otros adjetivos).

Y claro, ella se fue, me dejó sola y me dijo: “haz más yoga”. Y con todo y la tor­menta de deses­pe­ra­ción eso me dio mucha risa.

Estoy prac­ti­cando más yoga que nunca, sen­tán­dome a medi­tar y en el dia­rio nave­gar me siento más esta­ble, más en mi cen­tro. No se si me cabría en el día hacer más yoga pero sos­pe­cho que no hay yoga sufi­ciente para erra­di­car mis momen­tos de desesperación.

He estado leyendo a Abdi Assadi que dice que para medi­tar, en vez de sen­tarse con una idea la paz lumi­nosa, es mejor acer­carse a nues­tra pro­pia ansie­dad bajo la som­bra de nues­tros mie­dos más íntimos.

La idea es que el camino hacia la ilu­mi­na­ción pasa a tra­vés de nues­tras sombras.

Por tanto, no debe­mos usar nues­tras prac­ti­cas espi­ri­tua­les para esca­par del mundo, del desas­tre del día. Sino que usar­las para estar más aquí, más plan­ta­dos en la tie­rra. Ya para esca­par tene­mos al celu­lar y Face­book y todas aque­llas cosas que dis­traen e hip­no­ti­zan en el ruido sin sen­tido. En vez de ale­jar­nos del loda­zal de nues­tros mie­dos, vale la pena dejar que los pies ensu­cien, que hun­dan y saquen raí­ces y desde allí es que logra­re­mos sur­gir bri­llan­tes hacia el sol.

Desde nues­tra parte más oscura es que pode­mos acce­der la luz divina que com­par­ti­mos todos. La razón por la que habi­ta­mos en el uni­verso y esa paz que anda­mos bus­cando por todos sitios.

Me encanta que Abdi Assadi dice que cuando tene­mos una expe­rien­cia de ilu­mi­na­ción –esos des­te­llos que a veces vie­nen de la prác­tica medi­ta­tiva y  otras que lle­gan justo el momento des­pués de que casi te atro­pe­llan; son expe­rien­cias tan fáci­les y cer­ca­nas. Impo­si­bles de poner en pala­bras sin que sue­nen obvias y simplistas.

Es una paz que solo encuen­tras cuando te das cuenta que siem­pre estuvo allí. Es exac­ta­mente el mismo sen­ti­miento de bus­car deses­pe­ra­da­mente las lla­ves y darte cuenta que las tie­nes en el bol­si­llo, que han estado siem­pre contigo.

 

Un coach que te empuje

On 10, Oct 2012 | One Comment | In CorriYogi, creatividad e inspiración | By AnaMaria

Siem­pre estoy con­tem­plando con­tra­tar un coach para entre­nar, creo que podría mejo­rar muchí­simo teniendo a alguien que me guiara y hasta me empu­jara. Pero tam­bién me gusta inven­tar y hacerme mi camino. Así igua­lito que en la vida. No me va mal pero seguro podría irme mejor.

Ahora con­se­guí un coach, no para entre­nar sino para la vida. Me da ale­gría el hecho que ahora cada vez más gente los usa1 por­que va hacia desa­rro­llarte como una per­sona com­pleta y no solo la parte del tra­bajo o la parte atlé­tica. Me parece que vamos cami­nando hacia la ple­ni­tud2.

Lo había pen­sado antes pero solo pen­sando en el aire. Cuando supe que Andrés se había cer­ti­fi­cado y estaba en eso me decidí. Él es una de las per­so­nas más cool que conozco, así que por lo mínimo algo se me puede pegar por roce. Ade­más en El Valle Trail Race va a hacer 50 kiló­me­tros, con lo cual voy a tener un UltraCoach.

Lo del coaching es intere­sante– pri­mero lle­gas con un tema y te das cuenta que en reali­dad tie­nes otras cosas que mirar. Por no decir pro­ble­mas más serios. Eso esta bien, es el tipo de pers­pec­tiva que te da hablar con alguien y salir de tu pro­pia cabeza. Ver las cosas más claras.

Lo otro es que siem­pre uno tiene la espe­ranza de que alguien te diga qué hacer, pero parece que mi coach tiene bien claro que ese no es su papel. No que no ayude, en reali­dad ayuda un mon­tón, tiene su magia el pro­ce­di­miento y su pre­gun­ta­dera. Tiene su punto, defi­ni­ti­va­mente es muy valiosa la forma en que alguien desde afuera te puede ayu­dar a trans­for­marte hacia aque­llo que quie­res. Incluso plan­tearte más cla­ra­mente qué es lo que quie­res. Defi­ni­ti­va­mente da un empujón.

Y creo que un empu­jón me va a lle­var bien lejos.

  1. ¿se dice usa o tiene? ¿y cómo se dice coach en espa­ñol? Los ve, creo que se dice los ve. Solo por­que te hacen ver las cosas más cla­ras. []
  2. Así de exa­ge­rado y cursi, si []

20

Sep
2012

No Comments

In Uncategorized

By AnaMaria

Correr con el Corazón

On 20, Sep 2012 | No Comments | In Uncategorized | By AnaMaria

Desde hace como tres meses estoy siguiendo dis­ci­pli­na­da­mente (aun­que a veces desen­can­tada) un plan de entre­na­miento basado en man­te­ner un ritmo car­díaco aeró­bico. Así que mi Gar­min ha sido clave1. Final­mente en las últi­mas sema­nas he visto resul­ta­dos posi­ti­vos. Me siento fuerte, no siem­pre voy len­tí­simo y estoy feliz.

Pero el camino no ha sido fácil. Por­que lo del ritmo aeró­bico muchas veces me hace ir a paso de moga, tan lento que no me deja correr. Hay días que va genial2, pero hay otros días ver­da­de­ra­mente frus­tran­tes como hoy, en que se hace impo­si­ble cum­plir el kilo­me­traje pro­gra­mado y toca ajus­tar por más que sobren ganas. Defi­ni­ti­va­mente ahora es más fácil de acep­tar, me siento más segura del entre­na­miento al ver que fun­ciona para mi. Pero no es fácil.

Todo esto de entre­nar de esta manera viene de un libro que estoy a pocas pági­nas de ter­mi­nar que se llama The Big Book of Endu­rance Trai­ning de Phil MAFFETONE. Lle­gué a él por un pod­cast que me tiene com­ple­ta­mente engan­chada que se llama Trail Run­ning Nation.

«Enfo­carte en rela­jarte y res­pi­rar para mejo­rar la efi­cien­cia mus­cu­lar» Phil Maffetone

Entre­nar en aeró­bico no es nin­guna nove­dad, lo que pasa es que según la for­mula de Maf­fe­tone el rango es bas­tante más bajo que en otras. Ade­más, a mi per­so­nal­mente me ha cos­tado mucho tra­bajo y hubiera pen­sado que estaba en bue­nas con­di­cio­nes. Hay gente que lo mide incluso en que sea la zona en la que pue­das hablar, me he dado cuenta que yo puedo hablar en prác­ti­ca­mente todas las zonas, culpo a mi natu­ra­leza parlanchina.

Los bene­fi­cios del entre­na­miento aeróbico

  • Desa­rro­lla el rango aeró­bico — ¡dah! Mejor ren­di­miento a meno­res pulsaciones.
  • Aumenta la quema de gra­sas. La parte de nutri­ción de este libro tam­bién es muy interesante.
  • Mejora la circulación.
  • Incre­menta la fun­ción de las fibras aeró­bi­cas musculares.
  • Como el entre­na­miento infiere menos estrés en el cuerpo, la recu­pe­ra­ción es mejor y hay menos dolo­res mus­cu­la­res y cansancio.

Ahora bien ¿por qué se nece­si­tas un moni­tor des­pués de miles de años de que la huma­ni­dad corre feliz­mente? Para mi hace sen­tido por­que me parece que esta­mos cada vez más des­co­nec­ta­dos de nues­tros cuer­pos. Me impre­siona verlo por ejem­plo en yoga, un par de veces me ha tocado decir “mira tu pie para ver dónde esta” Lo cual siem­pre me da risa pero a veces veo que ayuda. Te pue­des dar cuenta de la des­co­ne­xión que tie­nes con tus pies, si por ejem­plo, te cuesta tra­bajo man­te­ner el equi­li­brio parado en una sola pierna. Un rango bueno es poder man­te­nerlo por 30 – 60 minu­tos.
Cuando cuesta tra­bajo es en parte por imba­lan­ces mus­cu­la­res y estos pue­den deberse a la comu­ni­ca­ción entre tu cere­bro y tus pies. El cere­bro es el que le dice a los múscu­los que tie­nen que tra­ba­jar, por eso se habla de neuro-muscular.

«Somos nues­tro cuerpo. Y nues­tras vidas son nues­tros cuer­pos en acción» Phil Maffetone

Me sor­prende y preo­cupa la des­co­ne­xión que veo entre la gente y su cuerpo. Pero mi pro­pia prác­tica3 me empuja a darme cuenta que las cosas que no me gus­tan en los demás son aque­llas que no me gus­tan en mi misma4.

Enton­ces tiene sen­tido que un moni­tor y un GPS y toda esa tec­no­lo­gía pueda ayu­darme a ver más claro aque­llas cosas de las que no me doy cuenta y tomar con­cien­cia. Por­que hace per­fecto sen­tido que si entre­nas fuerte un día o no duer­mes bien o comes dema­siada azú­car eso ten­drá un impacto en el entre­na­miento del día siguiente.

Y no es solo el desem­peño atlé­tico del cora­zón, tam­bién hay que dis­fru­tar el entre­na­miento. No que­dar com­ple­ta­mente aca­bado y sen­tirte atro­pe­llado, ham­briento o asue­ñado des­pués de entre­nar. Al final estas entre­nando por salud, ¿no? La idea no es solo estar “en con­di­cio­nes” y mejo­rar los resul­ta­dos de las carre­ras, la meta es alcan­zar el estado máximo de salud física y mental.

Para los grie­gos la máxima fun­ción del cuerpo era parte del “Arte de la Exis­ten­cia” — The Big Book of Endu­rance Training

  1. Tengo 10 sema­nas de tenerlo y lo amo sobre­todo las esta­dís­ti­cas []
  2. Como ayer que pude correr la loma com­pleta del Sen­dero Mono Titi del Par­que Metro­po­li­tano. []
  3. Cuando hablo de mi prác­tica me refiero de alguna manera a “mi yoga” pero no me refiero a hacer una sesión de yoga, aun­que eso es bien impor­tante para mi. Me refiero tam­bién a correr, sobre todo en los tri­llos, a sen­tarme a medi­tar, a mis lec­tu­ras y hasta algu­nas con­ver­sa­cio­nes pro­fun­das que ocu­rren entre muchas risas. []
  4. Un con­cepto com­ple­ta­mente odioso pero válido. []

19

Sep
2012

No Comments

In CorriYogi
Senderos

By AnaMaria

La naturaleza en la mente

On 19, Sep 2012 | No Comments | In CorriYogi, Senderos | By AnaMaria

La natu­ra­leza de la mente es diva­gar. Par­lo­tear. Siem­pre de aquí para allá. Me impre­siona el efecto medi­ta­tivo que tiene ir a correr entre la jun­gla. Dicen que el color verde da calma. Ver la luz fil­trada en hojas ver­des da una galo­pante calma feliz.

Cam­biar de oír el ruido de los carros a escu­char los can­tos de la vida dimi­nuta, los pája­ros, la brisa cam­bia afina tus oídos a otra frecuencia.

Pisar un terreno desigual, con sur­cos, pie­dras, ramas te obliga a mirar bien por donde vas. A afi­lar la mirada en ter­cera dimensión.

Y luego de un paseo, de un par de vuel­tas sobre el lodo, la mente vuelve tran­quila a su andar, con más aire y más luz.  Los sen­ti­dos se refres­can. Y el sen­tido se recu­pera. Con más calma verde.

* * *

Estoy leyendo a John Muir que es a todas luces un tipo alu­ci­nante. Su prosa es como dar un paseo pero mejor por­que defi­ni­ti­va­mente sabe cosas. La pers­pec­tiva que le da al Poi­son Ivy, por ejem­plo, es una ense­ñanza para la vida. Y ade­más me con­mueve saber todo lo que hizo y logro por la pre­ser­va­ción de los par­ques en Esta­dos Unidos

«Todos nece­si­ta­mos belleza tanto como pan, luga­res para jugar y rezar, donde la natu­ra­leza pueda curar y dar fuerza a nues­tro cuerpo y alma por igual»